Calle Lealtad, 20, 39002, Santander   |   942 22 78 88   |   L-V  8:30-13:30 y 16:30-19:00

Salud Visual y Desarrollo Infantil

La salud visual va mucho más allá de una buena agudeza visual. Siendo ésta imprescindible, a partir de ella comienza el proceso de la visión, en el que habilidades como la capacidad de enfocar adecuadamente en lejos y cerca, tener una musculatura ocular que permita mover los ojos correctamente, una visión binocular estable, y una correcta coordinación de todo el sistema que trabaja conjuntamente cobran máxima importancia.

Los primeros años de vida y prácticamente toda la infancia consideramos que son edades críticas dentro del desarrollo del sistema visual. Cuando nacemos prácticamente no vemos, y a lo largo de la infancia se va desarrollando la visión, el niño “aprende” a ver.

 

De manera paralela a la visión, madura su sistema motriz y neuronal. Todos los sistemas se conectan para que, a partir de la visión como primer estímulo, seamos capaces de trasladar la información recibida y emplearla para el mejor aprovechamiento de todas nuestras facultades.

 

Durante los primeros años de vida, el sistema visual es muy plástico, y se adapta a los cambios con gran facilidad, tanto para compensar alguna carencia que tenga, como para recuperarla si es tratado adecuadamente.

 

Esto no significa que más adelante no sea fundamental prestar atención a nuestra salud visual, sino que lamentablemente algunas alteraciones que tienen gran importancia podrían acarrear consecuencias si no son diagnosticadas y tratadas   en esa etapa crítica.

 

Repercusión de una buena corrección óptica

 

Como hemos comentado, en primera instancia debemos intentar proporcionar la mejor agudeza visual a cada ojo, conseguir que la imagen plasmada en cada retina sea de la mejor calidad posible. Esto hará que el sistema comience a desarrollarse de forma correcta, y las células encargadas de especializarse por ejemplo de la visión en 3 dimensiones, del movimiento, de la visión binocular, y un largo etcétera lo hagan de manera óptima.

Repercusión del funcionamiento del sistema visual en el desarrollo psicomotor

Es igualmente importante vigilar que todo el sistema muscular implicado en la función visual tenga las condiciones correctas para coordinar adecuadamente los 2 ojos, enfocar y desenfocar simétrica y flexiblemente, realizar movimientos de manera precisa y estimular eficazmente todos los receptores de imagen que tenemos en la retina.

 

De esta manera, el desarrollo motriz, perceptual, y psicomotor serán adecuados, la organización lateral global ofrecerá mayores garantías para un desarrollo y aprendizaje sin esfuerzo de la concepción del espacio, simetría y direccionalidad.