Calle Lealtad, 20, 39002, Santander   |   942 22 78 88   |   L-V  8:30-13:30 y 16:30-19:00

¿Qué es el Ojo Vago?

La ambliopía u ojo vago es un problema muy frecuente en niños. Sucede porque el ojo no envía su información correctamente al cerebro, no envía la imagen que tiene o la envía de manera inadecuada.

Causas del Ojo Vago

Esto puede ser debido a diferentes causas.  Pueden ser estrabismo, defectos de refracción o catarata lo que ocasione que la imagen de ese ojo sea más borrosa y el cerebro decida quedarse con la del otro ojo si es que éste último ve mejor, en lugar de mezclar las imágenes de los dos ojos. 

 

Frecuentemente el niño no tiene ninguna queja, pues su percepción es la de ver bien, y no es consciente de que debe su visión únicamente a un ojo en lugar de estar utilizando los dos.

Cómo corregir el ojo vago

 

Para corregir este problema es muy importante la detección precoz, pues si podemos restaurar la visión del ojo que ve peor a edades tempranas, cuando el sistema visual es más plástico, el ojo rápidamente aprende a establecer una buena comunicación con el cerebro.

 

Los hallazgos reportados en un estudio de JAMA OPHTHALMOLOGY (AMERICAN MEDICAL ASSOCIATION) sugieren que el impacto negativo de la ambliopía (ojo vago) en la "competencia escolar, social y atlética" también pueden impactar negativamente la autopercepción de un niño, haciendo que la ambliopía sea más que simplemente una disminución de la agudeza visual.

Este artículo se suma al creciente concepto de literatura de que la ambliopía tiene efectos generalizados más allá de una reducción de la agudeza visual. Los niños con ambliopía tuvieron puntuaciones de resultados escolares significativamente más bajos que los controles, y esto se relacionó con su velocidad de lectura reducida según lo evaluado con un sistema llamado ReadAlyzer.

De manera similar, obtuvieron calificaciones más bajas en su autopercepción de competencia atlética debido a las dificultades para lanzar y atrapar objetos. Los datos presentados sugieren que la decisión de tratar a un niño con ambliopía debe extenderse más allá de las mejoras anticipadas en la agudeza visual, así como la necesidad de terapias y ejercicios visuales.