Calle Lealtad, 20, 39002, Santander   |   942 22 78 88   |   L-V  8:30-13:30 y 16:30-19:00

Niños

Cuando un niño no posee una visión correcta, realizar actividades esenciales para su desarrollo pueden verse limitadas

Una buena visión en un niño implica que puede entender para poder aprender, y es capaz de procesar toda la información que recibe del entorno, puesto que la madurez visual va ligada al resto de maduración motriz y neuronal.

 

Cuando un niño no posee una visión correcta, realizar actividades esenciales para su desarrollo, como leer, estudiar o comprender, pueden verse limitadas o derivar en un evidente fracaso escolar, no por desinterés del alumno, sino porque exista alguna anomalía en la visión que impida o entorpezca la realización de estas tareas.

 

Desde la infancia y en todas las etapas escolares, los profesionales de la visión insistimos en la importancia de observar la conducta visual del niño y pasar exámenes específicos. Estos controles valorarán tanto el rendimiento visual del niño como las deficiencias funcionales que pudiera haber, y se sopesarán las diferentes opciones para tratarlas.

 

 

¿LOS NIÑOS PUEDEN USAR LC?

Desde el nacimiento es posible el uso de lentes de contacto, siempre que sea un profesional de la visión el que las prescriba, y se realicen de acuerdo a las características del niño, tanto en el material como en la geometría de las mismas.